Si quieres un contrato, invítame a comer

Pablo Lorenzana.

«Nuestra tendencia es el clientelismo, por eso en todos los países hay que estar permanentemente luchando contra la corrupción, el robo y el engaño. La diferencia entre que triunfe o fracase está en cómo organizas esa lucha».

Un acercamiento al capitalismo de amiguetes de la mano de los autores del libro ‘Contra el capitalismo clientelar’, los editores de Hay Derecho Ignacio Gomá y Elisa de La Nuez.

El reportaje aparece en el número 61 de la edición de papel (marzo de 2019) de Atlántica XXI, pero se puede leer aquí.


La Asturias prometida, en Atlántica XXII

Ya en los mejores kioskos el nuevo n° de Atlántica XXII, con un monográfico sobre las promesas de los partidos políticos en Asturias desde el inicio de la democracia, donde servidor colabora con un repaso a los gobiernos autonómicos de estos 40 años.

El reportaje se titula ‘La promesa infinita’. Arranca con un cameo de Tolstói, vía Ana Karenina (Dios me lo perdone). “Todas las regiones se parecen unas a otras, pero cada región infeliz tiene un motivo distinto para sentirse desgraciada”.

La ilustración de portada es de Maria Ortiz

El niño que soñaba con pelotas eléctricas

Nació en Inglaterra, en las reuniones de la Taberna Freemason’s, pero el fútbol vivió sus años más felices, la platónica infancia, en barrios que se llamaban Peñarol o Pocitos, junto al Río de la Plata, donde los marinos del imperio británico desembarcaron en el siglo XIX con el ingenio del ferrocarril y la idea de un dios nuevo. Era el mejor de todos los que había conocido hasta entonces la civilización occidental porque no pedía nada a cambio de profesar su credo: solo un inofensivo e hipnótico hedonismo. De los atributos del dios viejo, cuyo certificado de defunción, dicen, firmó Nietzsche poco después en Alemania, el fútbol solo se quedó uno: la forma de la esfera, que había sido desde el nacimiento de la Filosofía también la forma de la divinidad, de la perfección, del universo (artículo completo en Carta de España)